Artículos

Diamente


Etimológicamente la palabra diamante significa inalterable. Esta gema tiene excepcionales propiedades físicas, entre ellas destacan que posee el índice más alto en la escala de dureza de Mohs, (por lo que un diamante sólo puede ser cortado por otro diamante), así como la conductividad térmica más alta (900–2320 W/(m·K)). Los diamantes aparecen  como un cristal incoloro claro, pero debido a diversas impurezas y defectos de red  suelen presentar sólo un determinado rango de colores: gris acero, blanco, azul, amarillo, naranja, rojo, verde, rosa, púrpura, marrón y negro. Científicamente se clasifican en dos tipos principales con varios subtipos, dependiendo de la naturaleza de las imperfecciones y cómo éstas afectan a la absorción de la luz.

Desde 1960 se fabrican industrialmente diamantes sintéticos. Los primeros diamantes sintéticos se produjeron en 1995 en los laboratorios de la compañía americana General Electric. Para obtenerlos se sometió al grafito a presiones de cerca de 100.000 atmósferas y a temperaturas superiores a los 3000 oC.

Los diamantes es pueden identificar de acuerdo a los siguientes métodos:

Método del punto: el cual no indica  a ciencia cierta si la piedra es o no diamante, aunque sí que nos puede ayudar a identificar algunas imitaciones. Se basa en el índice de refracción de la piedra, es decir, el ángulo máximo con que la luz puede llegar a penetrar dentro de la gema que tenemos. Para llevarlo a cabo, usa una hoja de papel en blanco. Pinta en ella un punto (preferiblemente negro) y pon el pabellón (la faceta grande de arriba del todo) del diamante sobre el punto. Un diamante debe dejar ver el punto, aunque no con nitidez. Si el punto no se ve en absoluto o se ve muy claramente, duda de que sea un diamante.

Método del vaho Consiste en echar el vaho de la boca sobre el diamante (que debe estar a temperatura ambiente, no a temperatura corporal ni excesivamente frío). Si la turbidez persiste más de 2 o 3 segundos, la piedra es probablemente una imitación. Este método se basa también en la conductividad térmica del diamante.

Método del agua y el aceite El diamante repele el agua y se adhiere a las grasas. Se pueden usar estas propiedades para identificar un diamante. Si dejamos caer una (minúscula) gota de agua sobre la piedra, esta permanecerá redonda sobre el diamante, puesto que la piedra la está repeliendo hacia afuera.  es decir, el agua no se extiende bien, sino que forma gotitas aisladas Del mismo modo, si aplicamos sobre un diamante una sustancia grasa, ésta se pegará rápidamente sobre la superficie del diamante, quedando plana y bien distribuida.

DIAMANTES FAMOSOS

El Cullinan es el mayor diamante del mundo. Fue encontrado en la mina Premier en Transvaal, Sudáfrica en 1905  y nombrado así por el dueño de la empresa minera. Tenía un peso de 3.106 quilates (1 quilate = 200 mg). El gobierno del Transvaal lo compró en 750.000 dólares y se lo regaló al rey británico Eduardo VII, y al sistema en el Scepter real en 1907 como regalo de cumpleaños. Después de varios meses de estudio I.J. Asscher, tallador holandés, lo cortó en 9 grandes piedras y 100 más pequeñas. Todas ellas son perfectas y forman parte de las joyas de la corona británica. Las dos mayores son: la Gran Estrella de África , o Cullinan I, de 530 quilates y forma de pera y la Segunda estrella de África o Cullinan II de 317.40 quilates, es de color blanco y es el diamante amortiguador-formado en el centro-delantero de la corona imperial del estado de Gran Bretaña. Está también en la torre de Londres con las joyas de corona británica.

El Centenario fue encontrado en la Mina Premier en julio de 1986, pesaba 599.10 quilates en bruto. El maestro tallador, Gabi Tolkowsky, junto a un selecto equipo, tardó casi tres años en transformarlo en el diamante más moderno, perfecto y de mayor tamaño del mundo. Tiene 247 facetas, 164 de ellas de la piedra y 83 en su faja. El adecuadamente llamado Centenario pesa 273.85 quilates y sólo es inferior en tamaño al “Gran Estrella de África”, de 580,20 quilates y al “Estrella Menor de África”, de 317,40 quilates, ambos engastados en la Corona Británica. Fue mostrado por primera vez en la Torre de Londres en mayo de 1991.

El  Orloff de 189.62 quilates, es de color azul ligero con un toque verdoso, su claridad es “Excepcionalmente Puro”, corte mogul-cut rose y procede de la mística India. Su historia está cubierta de leyendas y datos comprobados comienza en la ciudad de Srirangam, situada sobre una larga isla en medio de un río. Dentro de la ciudad se encuentra uno de los más sagrados santuarios del sureste de la India: el templo dedicado a Vishnu “El Creador de Todo”. En lo más íntimo de este santuario, había un ídolo con ojos de diamantes. En los 1700´s un desertor francés oyó rumores de la existencia de la estatua y de sus preciados ojos.  una  noche, le  robó  un ojo de la estatua ,  vendió la piedra a un capitán marino ingles por 2,000 francos.

Después de cambiar de mano varias veces, la piedra llego a Ámsterdam, donde en 1774 la compró por 90,000 francos el conde Grigori Grogorievich Orloff quien había sido amante de la emperatriz Catalina la Grande y en un fallido intento por ganar el favor de la emperatriz se lo regaló, ella engarzó la piedra encima del águila doble en el cetro imperial de los Romanov. Como agradecimiento le regalo a Orloff un palacio de mármol, pero su preferencia amorosa y política la dejó para otros. En 1783 el conde murió desquiciado.

Actualmente se conserva en Moscú.

El Dary-i-Nur es 186 quilates, es color de rosa y está en el Hacienda iraní. Es el diamante sin cortar más grande del mundo. Su nombre significa el “mar de la luz”.

El Excelsior de 995 quilates, descubierto también en Sudáfrica en 1893, era el mayor conocido antes del Cullinan. Fue cortado también por I.J. Asscher en 21 piezas que iban de 1 a más de 70 quilates.

El Koh-I-Noor (Montaña de Luz), es el más antiguo que se conoce pesa 108.93 quilates, primitivamente pesaba 800 quilates pero el torpe manejo de un lapidador obligó a retallarlo en diversas oportunidades, es de color blanco y está situado en la torre de Londres, en donde según algunas versiones.

Sólo se exhibe una copia del verdadero diamante, ya que “La Montaña de Luz” se guardaría en una cripta secreta del Castillo de Windsor. La reina Isabel II en su coronación lució la imitación hecha en cristal de roca, para evitar acarrear hacia su reinado la siniestra estela de desgracias del hermoso diamante.

El Verde de Dresden es de 41 quilates; es el diamante verde natural más grande del mundo, y es un tipo muy raro de diamante del IIa de calidad extraordinaria es exhibido en el museo de Albertinium en Dresden.

La Esperanza pesa 45.52 quilates, es el diamante azul más famoso. Fue cortado para alterar su aspecto y volvió a aparecer en 1830 donde se le dio su nombre “Esperanza” por su dueño Philip del Henrio, y finalmente donado al museo de Smithsonian. La piedra se convirtió en un símbolo de la mala suerte tanto de sus dueños que terminaron muriendo en oscuras circunstancias.

Comentarios
Artículos
Turquesa
Artículos
Esmeralda
Artículos
Obsidiana