Artículos

Iluminación en el Zócalo Capitalino. Aniversario de la Independencia y la Revolución.


Septiembre es considerado como el mes de la patria; el día 16 se celebra el aniversario de la independencia de México de la corona española; sin embargo, durante el año 2010, hubo dos acontecimientos importantes qué celebrar en la vida nacional: el inicio del movimiento independentista, que ocurrió hace doscientos años, y el inicio de la revolución mexicana, hace cien años.

Como parte de estos festejos la plancha del zócalo capitalino, también conocida como Plaza de la Constitución, ubicada en el centro de la Ciudad de México se engalanó con un espectáculo de luz y color, que, por razones obvias, sólo fue posible admirar de noche. No obstante, no todos tuvieron la oportunidad de disfrutar los enormes murales bellamente iluminados que decoraron los edificios que rodean el zócalo capitalino, por lo que a nuestros amigos visitantes de la página de AMEXINC, les hacemos la cordial invitación para que nos acompañen a dar un paseo de luz y color por los motivos que muestran acontecimientos históricos de gran trascendencia para los mexicanos. Para amenizar nuestro recorrido, en cada una de las imágenes que a continuación se muestran, daremos una breve explicación de lo que significan cada uno de los motivos expuestos. Deseamos que sea placentero el viaje.

En la iluminación sobresalen los colores patrios: el verde, blanco y rojo, sin embargo hay otros focos de colores que muestran motivos del México prehispánico y los inicios del movimiento insurgente que culminó con la independencia.

Fundación de México-Tenochtitlán.

Cuenta la leyenda que un grupo nómada, el de los mexicas, tuvo la revelación de su dios Huitzilopochtli que debían asentarse en el punto donde encontraran un águila posada sobre un nopal y devorando una serpiente . La señal se mostró en un islote que estaba en medio de un enorme lago donde justamente se fundó la majestuosa ciudad de Tenochtitlán, sede del imperio azteca y después pasó a ser la ciudad de México.

Águila devorando una serpiente.

El acontecimiento que dio origen a la fundación de México-Tenochtitlán se convirtió en uno de los símbolos más representativos de la nación mexicana. Tanto así que el águila posada en el nopal y devorando una serpiente quedó plasmada en banderas de diferentes periodos del México independiente. En la actualidad este elemento simbólico, aunque con algunas variaciones, conserva su vigencia, ya que aparece en la franja de en medio de nuestra bandera nacional; es emblemático del poder ejecutivo y aparece acuñado en todas las monedas de uso corriente. La iluminación destaca este acontecimiento enmarcado en la parte superior por los dos volcanes que en días claros y transparentes se ven desde la Ciudad de México: el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl. En medio de los dos pasó Hernán Cortés en su ruta para llegar a la ciudad de Tenochtitlán en 1519. Los volcanes están representados con luces blancas.

El Templo Mayor.  

El centro de la ciudad de Tenochtitlán era además el centro ceremonial del pueblo mexica o azteca. En este lugar sobresalía una pirámide de enormes dimensiones dedicada al Dios Huitzilopochtli que se terminó de construir aproximadamente en 1487 durante el mandato del emperador Ahízotl. Este templo se conoció como “Templo Mayor”; desafortunadamente, como ocurrió con la mayoría de las construcciones mexicas fue demolido para levantar edificios con el sello el español de aquella época. Cerca de donde estaba este imponente edificio, ahora hay un museo denominado del “Templo Mayor” que exhibe una amplia colección de piezas de la cultura azteca rescatadas en las diferentes excavaciones que se han realizado en donde estaba asentada la ciudad de Tenochtitlán. Vale la pena visitarlo.

La piedra del sol.

Mejor conocida como “Calendario azteca” es un uno de los monolitos más significativos de la cultura mexica. En este monumento circular se encuentra grabada en glifos, la concepción cosmogónica de esta cultura que incluye la visión filosófica del sol y las cuatro fechas en que se destruyeron los mundos cosmogónicos que precedieron al mundo azteca. Esta piedra es muy significativa para los antropólogos, dado que encierra conocimientos que los aztecas tenían en materias de geometría, filosofía y astronomía. Esta es una de las piezas que están en exhibición permanentemente en el Museo de Antropología de la Ciudad de México.

El penacho de Moctezuma.

El penacho era una especie de tocado confeccionado con plumas multicolores que se colocaban en la cabeza los señores principales del imperio azteca. Uno de estos ejemplares se lo obsequió, como gesto de buena voluntad, el emperador Moctezuma al que después realizó la conquista de México-Tenochtitlán, Hernán Cortes. En la actualidad hay una gran variedad de penachos que exhiben los danzantes en las fiestas patronales; sin embargo, el original del penacho de Moctezuma, se exhibe en el Museo Etnográfico de Viena; en Viena, Austria, aunque una copia muy semejante, se puede admirar en el Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México.

Los escudos y el arte plumario.

En la iluminación, el penacho de Moctezuma está flanqueado por dos escudos que representan el espíritu guerrero del pueblo azteca; pero además pone de relieve el arte plumario que justamente utilizaba plumas de aves de vistosos colores. Esta expresión artística fue asiduamente practicada por el pueblo mexica, sin embargo, mucho de este arte se perdió, a partir del periodo colonial. En los museos poco lo que se puede admirar del arte plumario, sin embargo, aún hay muestras significativas en las vestimentas típicas de las fiestas patronales que continuamente se celebran en México.

Quetzalcóatl.

Quetzalcóatl, es una palabra náhuatl compuesta: cóatl, serpiente y quetzal, plumaje de vivos colores; por tanto significa “Serpiente emplumada” y se refiere a una del las principales deidades de las culturas mesoamericanas. Para los aztecas era el hermano de Tezcatlipoca y ambos formaban parte de una divinidad en su papel de creador y destructor, aunque también lo interpretaban como “divina dualidad”, “pecado y perfección” y “movimiento y quietud”, entre otras connotaciones más. En la iluminación la serpiente emplumada aparece en la parte posterior, a lo largo del conjunto compuesto por las flechas, escudos y el penacho de Moctezuma.

Don Miguel Hidalgo y Costilla (1753-1811)

Miguel Hidalgo y Costilla, párroco de la iglesia en el pueblo de Dolores, (hoy, Estado de Hidalgo). Al  enterarse por medio de Ignacio Allende que se había descubierto la conspiración contra el gobierno español, animó Allende a iniciar la lucha armada antes de que los españoles destruyeran sus planes. Alrededor de las cinco de la mañana, Hidalgo convocó a la misa patronal del pueblo y haciendo sonar la campana de la parroquia dio el famoso “Grito de Dolores”, con lo que empezó formalmente la Guerra de Independencia. Por esta gesta heroica al cura Hidalgo se le conoce como el “Padre de la Patria”.

José María Morelos y Pavón (1765-1815)

Fue el insurgente más destacado en lo que fue la segunda etapa (1811-1815) de la Guerra de Independencia. Morelos fue un estratega nato, logró tener un amplio control en el sur y centro del país, principalmente en la región actual del estado de Morelos. Su acción militar más famosa fue el sitio de Cuautla, que lo convirtió en el principal enemigo del ejército realista. Tras varias derrotas, fue capturado el 5 de noviembre de 1815 en Temalaca por el coronel Manuel de la Concha, fue juzgado por la Inquisición, y finalmente fusilado, el 22 de diciembre de 1815. Si bien Morelos no pudo ver el final de la independencia, allanó el camino de otros insurgentes para que la independencia se pudiera consumar.

La Victoria Alada.

Mejor conocida como “El ángel de la independencia” es un monumento que mandó hacer Porfirio Díaz, justamente para conmemorar en septiembre de 1910, el centenario de la independencia. Fue diseñado por el arquitecto Antonio Rivas Mercado y representa a la victoria en la figura de una joven mujer con el pecho desnudo que sostiene en su mano derecha una corona de laurel, para simbolizar la victoria y una cadena rota de tres eslabones, para dar la idea de la libertad. Este monumento se encuentra sobre la avenida Paseo de la Reforma de la Ciudad de México y sirve como mausoleo para albergar los restos de algunos héroes de la independencia. En los extremos de este mural se ven dos mazorcas que contienen el maíz, alimento mexicano por excelencia.

Comentarios
Artículos
Mapas
Artículos
Esmeralda
Artículos
Turquesa